Comprar una casa es una de las principales decisiones de la vida. Los compradores de vivienda deben tomar la decisión con seriedad y tomar decisiones acertadas en cada paso del camino. Lo más importante es que un primer hogar no tiene por qué ser la mejor casa de tus sueños.

1. Evalúa tus verdaderas necesidades

eras necesidades Las verdaderas necesidades deben venir antes de los deseos. Cosas importantes a tener en cuenta incluyen:

  • Seguridad del vecindario
  • Número apropiado de habitaciones para el tamaño de la familia
  • Integridad estructural del hogar
  • Proximidad al trabajo y la escuela
  • El precio de la vivienda y la hipoteca mensual

Crea una lista de requisitos  y una lista de deseos. Tu lista de ‘requisitos’ debe incluir las cosas esenciales que debe tener una casa para ser considerada. La «lista de deseos» incluirá todas las características de la casa que sientas que seria agradable tener pero que son cosas sin las que podrías vivir.

2. Determina tu presupuesto

La propiedad de la vivienda es más cara que el alquiler porque un propietario está a cargo de todas las reparaciones y el mantenimiento. Algunos alquileres tienen ciertas utilidades incluidas, mientras que los propietarios deben pagar todas esas utilidades.

Estos gastos pueden acumularse rápidamente. Tener un presupuesto adecuado puede ayudarte a evitar una situación seriamente difícil. Tómate el tiempo para salir de la deuda y ahorrar un fondo de emergencia, antes de comprar tu primera vivienda. En casi todos los casos, eliminar la deuda de la tarjeta de crédito debe estar en la parte superior de tu lista de prioridades.

Todas estas consideraciones ayudarán a los compradores de casas por primera vez a establecer expectativas realistas para encontrar un hogar dentro del rango de precios adecuado. Para obtener más por menos, considera buscar casas embargadas, comprar una casa que necesite reparaciones  o elegir una casa un poco fuera de lo común.

Un presupuesto cuidadoso, con espacio para lo imprevisto, es la clave para asegurar la propiedad de la vivienda.

3. Encuentra el prestamista adecuado

Un corredor de hipotecas puede detectar varias compañías de préstamos para encontrar las mejores tarifas.

Los expertos financieros recomiendan mantener la hipoteca, entre el 25 y el 30 por ciento de los ingresos netos. También sugieren que el costo del hogar no sea más de dos veces y media el salario anual de la familia. Una hipoteca de tasa fija, con un plazo de 15 o 20 años, puede bloquear una tasa baja. Comienza con ese objetivo y trabaja desde allí.

4. Encuentra un buen AGENTE INMOBILIARIO

Según Globe and Mail, las personas dedican más tiempo a comprar una televisión que a un agente de bienes raíces. Este es un gran error, porque especialmente en un mercado de vivienda en aumento, esto puede costarte miles de dólares.

Una vez que se solucionan las finanzas, tómate el tiempo para encontrar un agente inmobiliario. El adecuado sabrá tu lista de prioridades en orden de importancia, hará recomendaciones, dará consejos sobre el mercado y más.

5. Personaliza tu nuevo hogar

Puedes sentir que la casa es un compromiso, pero una vez que te mudas, es todo tuyo. Añade toques personales creativos para que sea todo lo que quieres que sea. Pregúntate qué elementos de esa casa de tus sueños puedes incorporar a esta casa. Te sorprendería lo que puedes conseguir.